10 abr. 2011

De quejas y un pelmazo al que aguantar.

Pues yo tengo cosas que hacer, pero prefiero sentarme en el sofá a escribir mientras me como un cuencazo de fresas con nata. Y yo vengo a quejarme así un poco de todo.

Lo primero, del asfixiantérrimo calor primaveril de estos últimos días. Señor del tiempo, haga el favor de ir poco a poco. Que a mí me cuesta acostumbrarme, y si un día salgo con bufanda, guantes, y tres pares de leotardos, al día siguiente no puedo ir con vestidillo de gasa. Un poquito de por favor.

Mi segunda queja, la gente que dice a todo que sí. ¿Por qué? ¿No tenéis opinión? Hombreya, que hay que pelear un poco, que si no la vida es un tostón.

Y es que yo me he dado cuenta de que no he contado nada acerca de la relación abierta que mantengo con un ser, llamémosle Pelmazo. Cuando hablo de relación abierta me refiero a por mi parte, por la suya no es tan abierta, es más cerrada que un búnker. Pero es que a mí el concepto "novio" o "pareja" me da así como un poco de repelús, así que yo ya le he dicho que si quiere referirse a mí delante de sus amigos como su "novia", no lo haga en mi presencia. Tampoco soy tan cruel, ¿no?

En contra de lo que pueda parecer por el mote que le he puesto, me lo paso bien con él. Me hace reír, me lleva a sitios bonitos y me deja su chaqueta cuando tengo frío. Pero es que es un buenazo, porque me dice a todo que sí y es que yo necesito a alguien con quien discutir a veces. Que me diga que hoy vamos a tal sitio porque a él le apetece y yo tenga que enfadarme porque quiero ir a otro. Pues nada, que no hay manera. Que en cuanto digo "podríam..." él ya está diciendo "¡vamos!". Y cansa.

Y es que además el muchacho está un poco chapado a la antigua, véase me lo paga absolutamente todo: las cenas, la entrada del cine, las palomitas, la coca cola (estoy segura de que si pido diez raciones de nachos con queso también me las paga), las copas, los helados, los bocadillos cuando me entra el hambre y me planto en mitad de la calle diciendo que sin comer no puedo dar un paso más... Además me lleva de un lado a otro, que creo que ha gastado más en gasofla en el tiempo que lleva conmigo que en el resto de su vida.

Ahí es cuando discuto. Porque vamos a ver, YO, una mujer del siglo XXI, permitiendo que un hombre me pague hasta el aire que respiro, pues no. Enconces yo me enfado y montamos el numerito en mitad de la calle, o en mitad del bar, o en mitad del restaurante.
Algo parecido a esto:

Pati y Pelmazo en la calle. Un calor que se derretían hasta los perros.

-Pelm, vamos a por un helado, que me achicharro y me apetece uno. De heladeríarica, que están más buenos.
-Claro que sí. (¿Cómo iba a decirme él que no...?)
-Póngame uno de cheesecake, por favor.
-A mí uno de dulce de leche. (Siempre pide helados empalagosos que me hacen replantearme con quién estoy saliendo.)
-Pago yo eh Pelm, no me hagas lo de siempre.
-Sí bueno, no te lo crees ni tú. ¿Entonces para qué estoy yo?
-... No empecemos. Pago yo y punto.
-Pati, ni de coña. Si yo tengo la cartera más a mano, tú tienes que rebuscar en tu bolsodeMaryPoppins.

Nos podemos pasar horas así.

Esa vez entregamos el dinero los dos a la vez. Y la heladera cogió el suyo, diciendo "lo siento, es que yo soy tradicional". Mecagoenlaputa. Iba a tirarle el helado por encima, pero me pareció poco educado.

Y es que cuando le digo "no" a algo, ni se inmuta. Dice "no pasa nada" y sonríe. O es que está enamorado hasta las trancas o es más tonto que hacerlo de encargo. Porque nos vemos poquito, pero siempre que nos vemos es porque yo puedo. Él no tiene nunca nada que hacer, siempre está disponible para mí. ¡¿Eso es normal?!

Todavía estoy esperando que un día me diga que no puede verme porque tiene cosas que hacer.

6 comentarios:

  1. No sé... ¿estar enamorado hasta las trancas implica hacer todo lo que quieras tú?
    Ni idea quizás es su forma de "conquistarte" aunque yo no puedo con la gente tannnnn diplomática y tannnnn servicial. Metele el turbo a ver si espavila.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Condesa Bathory; No creo que eso sea síntoma de enamoramiento, su anterior novia le debía de tener al hilo, porque si no, no me lo explico. A ver si acelera un poco, que está atontadito ;)

    ResponderEliminar
  3. Bueno, pero entonces, discusiones hay... Así que ni te quejes (?)
    Suerte con tu Pelmazo, entonces.

    PD: de la mitad de la entrada para abajo he tenido un dejávù... ¿O es que lo leí antes por la noche y no recuerdo? Quizás de sonámbula...

    ResponderEliminar
  4. he tenido que cambiar la dirección de mi blog, la nueva es:

    http://secretosdecondesabathory.blogspot.com/

    Cuando puedas te pasas y te suscribes allí. Por favor borra este comentario. Saludos!

    Perdoname por el spam

    ResponderEliminar
  5. No quiero alarmarte, pero su descripción casa mucho con el jovencito de Cuéntame. En mi mente le pongo patillas y trenca. ¿Has pensado en intentar asfixiarlo con la almohada mientras duerme? ¡A ver si ese va a estar más muerto que un perro escayola!Aún así, no hay nada que un buen polvo no pueda despertar en un hombre, NADA. Si no te funciona siempre puedes zumbarte a su mejor amigo. Verás cómo se embrutece.

    ResponderEliminar
  6. El Soñador Indomable; Había pensado en garrote vil, que a veces viene de lujo. Lo del mejor amigo no está mal, también puedo ampliar a 'mejores amigos', que así en plural suena todo bastante mejor.

    ResponderEliminar