7 feb. 2012

Lo del vuelo o cómo liarla parda en un sencillo paso.



Yo venía aquí a contar que sigo con el monguerismo que me lleva acompañando toda la vida. Que yo pensé que al mudarme de ciudad se me iba a quitar, pero no. Creo que es incluso peor. 




Resulta que la semana pasada me dijeron "Oye Pati, organizo una Superfiesta el día 17 de Marzo, así que no hagas planes." Yo pensé: "¡Pff! ¿Pero quién hace planes con dos meses de antelación?"  

Y al mirar mi calendario me di cuenta de que yo

Y vi que tenía un vuelo de vuelta desde Dondeyovivía a Madrid el lunes 12 de Marzo. "¡Es verdad! Aquel fin de semana que me iba a tomar de descansito…" Y me dio por mirar (para confirmar, nada más, que yo ya estaba segura) la fecha del vuelo de ida. Era el viernes. El viernes 10. Muy bien, pued… Espera.  



Viernes 10. De marzo. No. No hay ningún viernes 10 de Marzo. Socorro.




Me empezaron a temblar las manos. Tenía la boca como si me hubiera tragado tres cajas de polvorones. Miré el calendario de Febrero y ahí estaba. Un vuelo desde Madrid a Dondeyovivía el viernes 10. 

"Muy bien Pati, tienes la ida el viernes y la vuelta el lunes del mes siguiente." Aplausos. Con cuarto y mitad de estupor, comprobé que yo solita había decidido tomarme un mesazo de vacaciones. Porque yo lo valgo. 

Ahí se desató la hecatombe: "¿Y ahora qué hago?" "¿Y si cancelo el viaje?" "¿Y si cambio el vuelo de ida?" "¿Y si pongo una bomba termonuclear en el centro de Madrid  para no tener que dar explicaciones a nadie de cuánto tiempo me largo?" 

Me decanté por la segunda opción. Por escasez de recursos para cumplir la tercera, más que nada. 



En la aerolínea me dijeron que no había ningún problema, que me cambiaban el vuelo de mil amores, pero que valía una multa de 200 euros y una mariscada. Les dije que no, que gracias, que muy amable. Que ya si eso otro día. 





Al final tuve que comprarme otro vuelo para compensar, así que me voy a Dondeyovivía un fin de semana en Febrero y uno en Marzo. Pero el chungazo al corazón durante esos tres minutos no me lo quita nadie.






Soy un desastre. Por favor, conseguidme a algún desinteresado que me pague este tipo de cosas. Y que me haga la cena. Gracias.

2 feb. 2012

Yo no fui, lo juro.


Hola, soy yo. Que sigo viva. En serio.


Esta mañana han venido dos señores a mi casa a decirme que si seguía sin darle de comer al canario, la iba a palmar. Yo a pesar del desconcierto y de que estaba en bragas, conseguí balbucear que no, que yo canario no tenía, que en tal caso un ordenador, pero que yo lo cuido mucho. 

Todo esto levantando las manos como si me fuera una inocente a punto de morir. 

Resulta que al final no, que se habían equivocado, que lo del pájaro era en el 2ºB,  que lo mío era un blog. Les dije que "sí hombre, sí, soy yo, encantada, ¿queréis pasar a tomar un café o unos gin tonics? 

Al final se fueron sin tomar nada, pero se dejaron aquí a un tío que habla muy raro y me apunta a la cabeza con algo negro mientras señala el teclado. Yo creo que quiere jugar al pinball



Yo hoy tenía los ojos llorosos. Me han venido preguntando cosas como "¿Tía, estás bien? ¿Qué te pasa?",  "Oye, tienes cara rara, ¿va todo bien?". Tuve que sacar a flote a La Hierbas que hay en mí para respirar hondo antes de gritarles: "ES EL VIENTO, MAMONES. Y LA OLA DE FRÍO DEL AVERNO, QUE ES TRENDING TOPIC EN MI NARIZ." 



Yo os aconsejo que si después de decir estas cosas seguís teniendo amigos, os encerréis en casa a beber té como si no hubiera un mañana. Y en el caso de que no os guste el té, daos al onanismo