16 mar. 2011

De poderes y deberes

Me han dicho (Primer Blog Carnival Freak, de worm) que escribiera sobre los poderes que a mí, como ser que busca la utilidad por encima de todo, me gustaría tener. Aparte de los de siempre, claro. Que fuerza, invisibilidad, Rayos-X...a todo el mundo le gustan, pero es que ya son un poco cansinos. Y ya es tarde, pero yo lo escribo igual, que yo soy muy de hacerlo todo el último día.


En el puesto número 3: Teletransportación. Que sí, que vale, que es muy normal, ¡pero es que es útil, joder! Te levantas tarde, te vistes a toda hostia velocidad, te pones las bragas en la cabeza y la camiseta de pantalón. Luego te das cuenta y te cambias. Al desayunar se te cae el café, haciendo un manchurrón del tamaño de China en la camiseta. Te cambias otra vez. Sales de casa. Con todo el pifostio que has montado, no esperarás coger el autobús a su hora, iluso. Coges el coche, ya ni atinas a meter la llave en el contacto del cabreo que llevas. Atasco. Después de chorrocientas horas, llegas al trabajo. Tu jefe no te va a recibir con un Möet Chandon y unas ostras, no. Te vas a llevar una bronca. Y collejón porque no se puede, que sino también.
¿Qué pasaría con la teletransportación? Te levantas tarde, pero ya no te vistes rápido, porque te te-le-trans-por-tas. Te da tiempo hasta a hacer unas bragas de ganchillo. Te preparas, y a la hora de salir de casa, dos pasos a la derecha, tres a la izquierda, un salto, guiño del ojo izquierdo, guiñ...qué cojonés, una palmada y a tomar por culo. Y llegas pronto al trabajo. Y tu jefe no te va a recibir con un banquete real, pero la bronca mañanera te la has ahorrao. Y luego en tu hora de comer, tiras de teletransportación y al Caribe a
tostarte al sol un rato.


En el puesto número 2: Hacer voodoo con la mirada. Que hay mucho monguer por ahí diciendo cada chorrada... Bueno, y haciéndola también. Así que con la tontería, patada mental en los huevos y listo. ¡Ah! Y por la tele también. Que es que a Gadaffi y demás bichos tóxicos no los tengo cerca.


Y en el puesto número 1, lo mejor de lo mejor, la crème de la crème: Memoria ilustrada. Ésto está algo confuso, así que lo explico. Mantienes una conversación con alguien, y te dice algo de lo que no tienes ni repajolera idea. Pues te vas a la enciclopedia de tu cabeza y gugleas lo que quieras. Y es útil, ¿eh? que tiene fotos y todo. Así puedes dejar mal a cualquier "holamellamoxylosétodo" que te eches a la cara. Y para los exámenes ya ni te digo si es útil, que lo de dejarte los dientes mordiendo el bolígrafo y los ojos mirando al techo, se acaba.


Así que hasta aquí mi aportación a la lista de poderes. Y sin olvidar eso de que "un gran poder conlleva una gran responsabilidad". Pero que ni éstos son grandes, ni tienen que conllevar nada. Aunque yo soy responsable y eso, ¿eh?

3 comentarios:

  1. Ains... si nos teletransportásemos aún encontraríamos una forma de llegar tarde... o nos quedaríamos dormidos más tiempo. xD

    Me gusta la memoria ilustrada, es muy útil en el caso de que alguien esté fanfarroneando sobre sus conocimientos de algo... así puedes comprobar si se equivoca y cortarle. Muahahaha!

    ResponderEliminar
  2. El otro día me encontré con uno de esos seres, ¡y te aseguro que poca gente me estresa tanto!

    ResponderEliminar
  3. Lo del voodoo va para lo mismo que la memoria ilustrada? Digo, si el "holamellamoxylosétodo" tenía razón... Pues Voodoo con la mirada. Y que se cague por sabelotodo.

    ResponderEliminar